Inicio » Metales preciosos » Que es plata de ley

Que es plata de ley 

Inicialmente debemos saber que la plata por sí sola en su estado puro es un metal relativamente maleable, es decir, es muy blando y suele ser fácil de dañar, por lo que no es muy apropiado para hacer joyería estando en su estado puro.

Por esta razón suele combinarse con otros metales con el fin de hacerla más perdurable y así crear un producto más resistente y duradero. Esta es la conocida plata de ley.

¿Qué significa ley?

Es un término que se utiliza no sólo en relación a la plata, sino que también se les atribuye a otros metales preciosos, como el oro y el platino.

Explicado de forma sencilla, la ley sería la unidad de medida encargada de concretar la pureza de la plata. Es decir, es la proporción en peso entre el metal en su estado puro más una aleación. Esta proporción es representada en milésimas, tradicionalmente expresada con un número compuesto por tres dígitos.

Por lo que son esos números de tres dígitos los que van a significar la cantidad de metal precioso que hay en una joya. Así, 1000 milésimas son equivalentes de un fragmento de plata 100% puro, y 925 milésimas a un fragmento con proporción de plata del 92,5%

Valores de la plata ley autorizados para su comercialización

Para que una joya de plata pueda comercializarse de forma correcta en el mercado internacional deberá alcanzar alguna de las siguientes leyes: plata 999, 950, 925 y 800. De acuerdo a lo que está establecido en la Ley española sobre los Objetos Fabricados con Metales Preciosos (17/1985).

Entonces… ¿existen distintas categorías de leyes o sólo una?

Internacionalmente dado a la ley española sobre los Objetos Fabricados Con Metales Preciosos no existe una ley única, sino que hay dos tipos de leyes oficiales. 

Estando categorizadas en: primera ley y segunda ley. Es muy importante saber distinguir entre ambas, sobre todo para poder diferenciar entre la calidad de la joya y el precio que a esta se le da. 

Dependiendo del grado de pureza, será de una ley u otra.

¿Cuál es la plata de primera ley y de segunda ley?

Es una pregunta que suele ser muy común. Para diferenciar entre plata de primera ley y segunda ley debemos saber que, la plata de primera ley es el resultado de una joya realizada como mínimo, con un 92,5% de pureza (925 milésimas de plata). Esto quiere decir que, si tenemos una joya que está realizada con un 92,5%, de plata esta pertenece a la plata de primera ley.

Por otro lado, podemos decir que una joya es plata de segunda ley si por lo menos, tiene un 80% de pureza (800 milésimas de plata). lo que indica que, si tiene más de 800 milésimas, podremos decir que es Plata de Segunda Ley.

Si la plata de ley no es 100% pura ¿que se le añade?

El porcentaje de metal agregado a la plata suele ser en su mayoría cobre, aunque se puede agregar cualquier otro material (níquel o platino) sin embargo, la mejor opción es el cobre gracias a su durabilidad, resistencia y al hecho de que no influye en el color que ya a tomar la joya.

¿Qué ley de plata es mejor?

La respuesta es muy sencilla, la plata de primera ley tiene un mayor contenido puro de metal precioso, por lo que es considerada como más valiosa. Y esto se da por dos razones principales, primero porque la plata en sí tiene mucho más valor que el otro metal utilizado para crear la aleación (normalmente cobre).

Y segundo porque cuanto mayor grado de plata tenga la joya, esta va tener un mejor brillo y aspecto, por lo tanto, su color durará más.

¿Por qué la plata ley cambia de color con su uso?

El hecho de que una pieza de plata ley se ponga negra con su uso, guarda relación principalmente a la alta composición de otros metales en la joya, es decir mientras más añadidos tenga la plata (níquel, cobre u otros) más rápido cambiará de color y se pondrá negra. 

Además, El ph de la piel y los aditivos que se añaden al agua que comúnmente usamos para ducharnos, son elementos que hacen que la plata reaccione con su contacto y se oxide más rápido, esto va en función de la agresividad del medio al que se expone la plata.

¿La plata de ley y la plata esterlina son lo mismo?

Si, solo que en algunos lugares se le conoce como plata esterlina o plata 925. El nombre plata esterlina proviene del inglés antiguo, en donde las proporciones de 925 (milésimas de plata) y 75 (milésimas de cobre) fueron utilizadas por primera vez en Inglaterra en unas monedas muy pequeñas acuñadas en plata, las cuales tenían impresa por ambas caras una estrella y de allí proviene el término «sterling silver» o «plata esterlina».

Métodos para saber si es plata de ley

Prueba del imán: esta consiste en atraer la pieza con un trozo de imán, si esta se pega es acero u otro material, si por el contrario no se atrae es plata ley

Comúnmente para saber si la plata es de ley, se puede raspar un poco de la pieza y luego se le aplica una pequeña gota de ácido nítrico (este producto es corrosivo). Si cambia a color negro es plata, pero, si se torna de un color verdoso tiene un gran porcentaje de cobre.

Prueba de hielo: esta se lleva a cabo poniendo unos cubos de hielo en un recipiente y agregándoles un poco de agua alrededor. La plata es un gran conductor térmico y transmitirá calor o frío rápidamente, por lo tanto, las piezas de plata más pequeñas se enfriaran en unos 10 segundos, y las más grandes pueden tardar un poco más. 

Una manera definitiva y absoluta de comprobar si tu joyería es o no de plata de ley o plata fina es llevarlo a un tasador o una casa de empeño, este te dirá si está interesado en el objeto de inmediato y así podrás saber si es de plata.